Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

Israel, la condena merecida
Por: Juan Dufflar Amel
Diciembre 30, 2016
 

Silenciada por las guerras y conflictos armados que convulsionan el Oriente Medio, la cuestión palestina vuelve a emerger con toda su trágica dimensión en el escenario internacional, tras la Resolución N° 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que condena los ilegales asentamientos de colonos judíos en territorios de la Cisjordania Palestina y Jerusalén Oriental, un duro golpe a la insaciable geofagia del Estado sionista de Israel.

A pesar de las grandes presiones ejercidas por el premier israelí, Benjamín Netanyahu, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y el lobby sionista, para evitar se aprobara, la Resolución establece que dichos asentamientos son una violación al derecho internacional por parte de Tel Aviv y un grave obstáculo para solucionar el conflicto mediante la creación de dos Estados.

El importante pronunciamiento del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los asentamientos, el primero en los últimos 8 años, reitera la exigencia de que Israel ponga fin de inmediato y por completo a todas las actividades de ese tipo en territorio palestino y su no reconocimiento a ningún cambio en las fronteras al 4 de junio de 1967, incluso respecto a Jerusalén Este. El texto llama, además, a tomar medidas para prevenir actos de violencia contra civiles, incluidos actos terroristas, de provocación y destrucción.

Con su habitual prepotencia y tozudez, el Gobierno israelí afirma que no acatará lo determinado por el Consejo de Seguridad y tomará medidas que la hagan nula. Para el régimen de Netanyahu la responsabilidad de esta dura derrota es atribuible a la administración de Barack Obama que no solamente falló para proteger a Israel contra esta conspiración en la ONU, sino que coludió con ella entre bastidores.

Sin embargo, las autoridades del Estado sionista obvian considerar que su política de ilegal expansión y anexión de los territorios palestinos ha sido una práctica permanente desde su fundación en mayo de1948.

La Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas, emitida en noviembre de 1947, no solo propuso dividir Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, sino que de manera improcedente asignó al futuro Estado judío el 54% del territorio de la Palestina histórica.

Durante 68 años, mediante guerras de rapiña, ataques y criminal represión a la población civil, asesinatos selectivos de sus dirigentes, y haciendo escarnio de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, en demanda de su retirada de los territorios ocupados, Israel ha ampliado su ocupación reduciendo la porción de la Palestina histórica para el Estado palestino a sólo un 20%.

Medios de prensa árabes han informado que durante el año 2016 el régimen de Israel ha demolido en Cisjordania más de mil casas palestinas, cifra que duplica la del año anterior, pretextando falsamente que las demoliciones se han llevado a cabo por haberse erigido sin autorización.

La ocupación israelí de territorios palestinos, la destrucción de viviendas, la expulsión de sus habitantes y la brutal represión y aislamiento a su población civil mediante vergonzosos muros de contención que impiden su libre tránsito y acceso a las fuentes de trabajo agrícola o urbano, o el férreo bloqueo por aire, mar y tierra a la Franja de Gaza, continúa siendo uno de los más grandes crímenes de lesa humanidad.

Si por vinculante la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas logra sus objetivos, no obstante la negativa de Israel a su cumplimiento, se abrirán nuevas oportunidades para que la comunidad internacional desempeñe un papel más activo y decisivo, junto a la Autoridad Palestina, en hacer avanzar las negociaciones entre ambas partes, estancadas, por más de 20 años, por los obstáculos interpuestos por el Estado sionista. Ello será una gran contribución al establecimiento de una paz justa, global y permanente, como demanda el pueblo palestino.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP