Sitio FDLP
La Web
 
 
 
ARTICULOS

 

Jóvenes palestinos en Líbano
Unión de la Juventud Democrática Palestina
8 de agosto 2017
 

Muchos estudios y estadísticas indican que la mitad de los refugiados palestinos en Líbano tienen menos de 25 años, mientras que la proporción de los que tienen entre 25 y 29 años es de más de un tercio de la población, según las últimas estimaciones y sondeos.

Según esta norma, los jóvenes palestinos en Líbano fueron y continúan siendo los más afectados por la difícil realidad y condiciones vividas por los refugiados en Líbano, sometidos desde el comienzo a todas las formas de opresión y marginación económica y social, debido a las restricciones impuestas por el Estado libanés. Los refugiados en estos campamentos en Líbano fueron también sometidos a guerras y atrocidades.

El reciente estudio de la Universidad Americana de Beirut, en cooperación con la UNRWA, sobre la situación económica y social de los refugiados palestinos en Líbano (2016), mostró que la tasa de pobreza entre ellos alcanza el 65%. Y que los más jóvenes son los más pobres, ya que el 74% de ellos se encuentran bajo la línea de pobreza.

El problema de la privación del derecho al trabajo, debido a las leyes libanesas, es uno de los más importantes problemas que enfrentan en Líbano los refugiados palestinos jóvenes y graduados universitarios, ya que varios estudios y estadísticas muestran que más del 50% de ellos no se han integrado al mercado laboral aun después de más de dos años de su graduación. Los que han podido integrarse no superan el 10%, mientras que el 3,7% sólo han podido integrarse a empleos temporarios o trabajan por cuenta propia.

Además del problema del desempleo y la privación del derecho al trabajo, tienen el problema de la educación a varios niveles, ya que en los últimos años se han incrementado los muchos problemas que sufre el programa de educación de la UNRWA a causa de su política de reducción del servicio. La UNRWA administra en Líbano 69 escuelas primarias, secundarias y preparatorias en las cuales están matriculados aproximadamente 32.500 alumnos. Y sólo dos centros de capacitación profesional, en Siblin y Trípoli, a los que asisten 1.100 alumnos.

El programa educacional de la UNRWA fue sometido a varias crisis a causa de la política de reducción, entre ellas: la integración de algunas escuelas, el incremento de hasta 50 alumnos por clase, la paralización del empleo, la política de promoción automática, la alta tasa de deserción escolar que llegó al 9%, la ausencia de un plan estratégico práctico para el desarrollo de la educación, así como la caída del nivel académico en los centros de capacitación profesional. Además, la administración de la UNRWA comenzó a aplicar la llamada “neutralidad”, una política que tuvo repercusiones negativas afectando enormemente su contenido y su rol como organización, y un impacto negativo en las actividades y el rol nacional de estudiantes y empleados, aislándolos de su causa nacional, en descarada complicidad con las presiones israelíes y norteamericanas.

Todo ello aparte del agravamiento de la crisis de la educación universitaria para los 6.350 alumnos palestinos; casi el 65% de ellos asisten en Líbano a universidades privadas y el 35% a la universidad pública. El costo de las universidades privadas registró un notable aumento en todas ellas, a causa de la política de reducción de fondos de la Fundación de Mahmud Abbas, ya que su administración ha puesto muchas condiciones para reducir el número de beneficiarios de los fondos a sólo 170 estudiantes, de los 1.650 que cumplen las condiciones y han concluido la escuela secundaria.

Todo ello ha generado muchos problemas a los jóvenes palestinos, como el desempleo y la deserción escolar que los ha llevado a un estado de frustración, afectando su realidad social y económica. Por lo tanto, el fenómeno de las plagas sociales se ha incrementado entre los jóvenes, ya que trastornos previos como la drogadicción, por ejemplo, que afectaba a los mayores de 20 años, está extendiéndose a menores de 16 años de edad.

Esta realidad ha dejado a los jóvenes palestinos en Líbano en un estado se preocupación por su futuro. Entonces, pensar cómo salir de su dolorosa realidad se ha convertido en su mayor preocupación. Esto llevó a que una gran cantidad de jóvenes esté pensando en emigrar, especialmente a países europeos, ya que los países árabes cierran sus puertas en la cara de los refugiados palestinos. Como resultado, en el último tiempo se ha incrementado la cantidad de jóvenes palestinos, estudiantes universitarios con formación científica, que han emigrado en forma “ilegal” poniendo en riesgo la vida de muchos de ellos. Tal vez la privación del derecho al trabajo y el alto porcentaje de desempleo entre los jóvenes sea el principal factor e impulso para la emigración, cuya continuación es el mayor peligro para los jóvenes, la comunidad de los refugiados y su lucha por el retorno.

Las preguntas que se plantean fuertemente hoy son: ¿Qué fue lo que llevó a los jóvenes palestinos a esta realidad? ¿Por qué llegó a tal punto de amenazar su futuro, cerrándoles las puertas en la cara? ¿Esta situación es resultado de una política deliberada para atacar el derecho al retorno, punto neurálgico de los refugiados palestinos, sometiéndolo a objetivos políticos? Y la pregunta más importante de nuestro temario, y el centro de nuestra preocupación y misión, es: ¿Cómo enfrentar estos desafíos y superar la realidad de los jóvenes palestinos?

Todos los indicadores y los datos confirman que lo que sufren los jóvenes palestinos en Líbano se hace según un esquema previo, cualquiera que examine todas las políticas circundantes, referidas a los refugiados, se da cuenta de que lo que ocurre es el resultado de un plan sistemático, que pretende llevar a nuestros jóvenes al punto de la desesperación y la frustración para golpear la estructura social de los refugiados y debilitar su punto más fuerte: los jóvenes. Esto se da en el contexto del proyecto que busca, mediante el ataque a la lucha de los refugiados y la debilitación de su fortaleza y cohesión social, imponer condiciones políticas que eliminen el derecho al retorno. Sólo en este marco entendemos las continuas presiones, la privación de derechos, la reducción de los servicios de la UNRWA y el difundido fenómeno de las plagas sociales y la emigración de los jóvenes, todo lo cual desemboca en el proyecto de golpear, fragmentar y debilitar la sociedad de los refugiados palestinos (especialmente jóvenes) en Líbano.

A nivel político, no cabe duda que el ocaso del horizonte político, los tropiezos del proyecto nacional palestino y la ausencia del rol de las instituciones nacionales palestinas, más la continuación de la división política contribuyeron al debilitamiento de la movilización de los palestinos y sus jóvenes energías, en términos de su participación activa en el proceso de la lucha nacional en sus variadas formas y nombres. La crisis política tiene efectos negativos en la situación de los jóvenes palestinos, especialmente con el crecimiento del fenómeno del islam político al que adhieren muchos grupos y corrientes fundamentalistas, y algunos partidos políticos – disfrazados con denominaciones sociales - que prestan gran interés a los jóvenes, explotan el débil conocimiento de la nueva generación del movimiento nacional palestino y usan la causa palestina como imán para atraer los sentimientos de los jóvenes, además de intentar proliferar ofreciendo a los jóvenes tentaciones financieras o divulgando ideas que explotan el estado de frustración y desesperación causado por el aumento del desempleo y el deterioro del nivel económico y el nivel de vida.

Por lo tanto, abordar estos datos complejos y estos desafíos que enfrentan los jóvenes palestinos a nivel económico, social y político, imponen la necesidad de dejar de tratar a los jóvenes de forma inapropiada. Aquí, los jóvenes tienen la tarea de aferrarse a sus derechos y restablecer la confianza en sí mismos y sus habilidades. Entonces, pasarán del estado de sopor impuesto al estado de iniciativa, acción e influencia central y principal en la lucha de liberación palestina por su derecho a participar en la comunidad y en la construcción y desarrollo de sus instituciones, para encontrar soluciones a sus múltiples problemas y así asumir su rol a todos los niveles.

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP