Sitio FDLP
La Web
 
 
 
DECLARACIONES

 

Comunicado del Frente Democrático para la Liberación de Palestina sobre los resultados de la XXIII sesión del Consejo Nacional Palestino
 

"Sesión de Jerusalén y la salvaguarda de la legalidad"

Las resoluciones establecen una sólida base para la unidad de las fuerzas de nuestro pueblo frente a los desafíos y lo principal es respetar los resultados y ponerlos en vigor

Masas de nuestro pueblo en todas partes

Las labores de la XXIII Sesión del Consejo Nacional Palestino llegaron a su fin en medio de gran interés nacional, regional e internacional, y en medio de las coyunturas que rodean nuestra causa de retos y peligros, que amenazan los derechos nacionales palestinos por parte de la agresiva alianza norteamericana-israelí con miras a su liquidación. Este evento se produce en medio de un boicot y cuestionamiento de su legitimidad y eficacia, tras el fracaso de los esfuerzos del FDLP por lograr una sesión unionista con la participación de todas las partes; ya que nuestro pueblo y todos sus aliados y amigos del mundo, tenían sus miras en esta sesión de la autoridad suprema del pueblo palestino y su posición respecto a “Acuerdo del Siglo”, al mismo tiempo que esperaban los resultados de las reuniones en lo referente a las opciones y alternativas tanto políticas como combativas, en especial hacia cuestiones vitales como la reconciliación, la finalización de la división y la recuperación de la unidad.

El FDLP tomó parte activa en la sesión asumiendo toda la responsabilidad patriótica que ello acarrea, plenamente consciente de la importancia de su posición, viendo en este foro el escenario de lucha perseverante de principio contra las tentativas de incumplir las resoluciones del Consejo Central y aferrarse a las ilusiones de poder continuar en el sendero de Oslo, y converger a mitad del camino con la política estadounidense.

Los debates giraron en torno a las alternativas políticas con que podrá contar nuestro pueblo para confrontar la alianza EE UU – Israel y el Acuerdo del Siglo; en medio de los intentos de adoptar la “visión del presidente” como base de la posición frente a la insistencia del FDLP y gran número de los miembros llamando a adoptar las resoluciones tomadas por el Consejo Central y desarrollarlas hacia la puesta en práctica de una alternativa estratégica nacional; al mismo tiempo que la Franja de Gaza, y las medidas punitivas en su contra, fueron centro de interés en las discusiones, así como otras cuestiones como las condiciones de vida de nuestro pueblo en los campos de la diáspora, la cuestión de Jerusalén, los prisioneros, las libertades, la reconciliación y el fin de la división y los medios y vías para reactivar y reformar la OLP.

Las resoluciones emanadas de la sesión expresaron los anhelos de los más amplios sectores del pueblo palestino de reformar su institución representativa, y desarrollar su desempeño y decidir sus opciones políticas. Por consiguiente, representó un importante hito histórico que permite reunificar todas las fuerzas y potencialidades del pueblo palestino con vista a su enrolamiento en la batalla para lograr la libertad, la independencia y el retorno. Esto se hace palpable en los siguientes ejes y cuestiones:

A nivel político:

• El Consejo expresó su rechazo a la decisión del presidente Trump, reafirmando que con tal paso la administración norteamericana perdió su condición como mediador y patrocinador del proceso de paz, y solo puede recuperar su condición de socio en el proceso anulando el presidente Trump su decisión sobre Jerusalén.

• La relación del pueblo y del Estado palestinos con Israel. Es una relación de confrontación entre el pueblo y el Estado palestino bajo la ocupación, por una parte, y por la otra la fuerza de la ocupación, con la implicación de la imprescindible revisión de todos los compromisos contraídos y contraproducentes a los efectos de esa situación. En este contexto, se expresa el rechazo a todas las soluciones por etapas, el estado de fronteras provisionales, así como no aceptar la inclusión de expedientes como los de Jerusalén, los refugiados, las colonias, y las fronteras bajo otras denominaciones.

• Declarar sin lugar, el período de transición y los compromisos contraídos durante el mismo.

• Trabajar por materializar la soberanía del Estado de Palestina, con Jerusalén Este como capital, sobre las fronteras anteriores al 4 de junio de 1967, y sobre la base de la unidad e integridad del territorio del Estado de Palestina y rechazar toda suerte de divisiones o hechos consumados contrarios.

• Suspender el reconocimiento al Estado de Israel hasta tanto se reconozca el Estado de Palestina sobre las fronteras anteriores al 4 de junio de 1967 y se anule la decisión de anexar Jerusalén Este, y poner fin a la colonización.

• Cesar la coordinación de seguridad con Israel y liberarse de la relación de dependencia y reafirmar la necesidad de comprometerse a iniciar este proceso.

A nivel internacional:

Fortalecer la posición del Estado de Palestina ampliando el reconocimiento internacional y trabajar por alcanzar la membrecía plena en la ONU, solicitando la incorporación a los diferentes organismos y agencias internacionales.

• Recurrir a todos los instrumentos del Derecho Internacional para hacer que el Estado de Israel rinda cuentas por sus violaciones, y llevar el tema de los crímenes de guerra israelíes al Tribunal Penal Internacional, exigiendo la apertura inmediata de investigaciones para juzgar a los funcionarios israelíes por sus atrocidades.

• Trabajar por garantizar la protección internacional al pueblo palestino bajo la ocupación en virtud de las resoluciones vinculantes y relevantes del Consejo de Seguridad de la ONU.

• Enfrentar los empeños de las autoridades de la ocupación (Israel) de obtener la condición de Miembro No Permanente del Consejo de Seguridad.

Jerusalén

El Consejo Nacional reiteró la necesidad de crear las condiciones de la firmeza y resistencia de nuestro pueblo en Jerusalén, y la necesidad de respaldar su lucha bajo la dirección de un referente nacional unificado.

La lucha y la resistencia popular

Se ha valorado altamente la posición unánime de seguir el camino de la resistencia popular, subrayando que ello no sustituye las demás formas de lucha que el Derecho Internacional reconoce como legítimas, al mismo tiempo que se elogió la Intifada de los Jóvenes y el movimiento de solidaridad con la huelga de los prisioneros y la Intifada de Al-Aqsa en defensa de la mezquita Al-Aqsa, como continuación de las Intifadas y la resistencia de nuestro pueblo.

La reconciliación y la situación interna palestina

• El Consejo reafirmó la prioridad de poner fin a la división interna, reiterando la unidad del territorio del Estado de Palestina en Gaza y Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, y la anulación de todas las medidas de castigo impuestas sobre la Franja de Gaza y adoptar un Plan de Salvación Nacional para Gaza.

• Establecer mecanismos de ejecución de la resolución del Consejo Central con vistas a que la representación femenina no sea inferior al 30% en todas las instituciones.

• Exhortar a todas las instituciones nacionales e internacionales a dar seguimiento a los asuntos de los prisioneros en todos los foros hasta su puesta en libertad. Enfatizó su apoyo a los detenidos administrativos y condenó la retención de los cuerpos de los mártires, haciendo un llamado a la liberación incondicional y se opuso al chantaje norteamericano e insistió en la necesidad de seguir brindando todas las formas de apoyo y atención a las familias de los mártires, prisioneros y heridos.

• Respetar las libertades públicas, de opinión, de expresión, de publicación, de reunión y de manifestación, así como todos los derechos ciudadanos validados en la Declaración de la Independencia, la Ley Fundamental, y la protección a la libertad de justicia y la prevalencia de la Ley.

Reformar las instituciones de la OLP

El Consejo Nacional aseveró que esta será la última sesión que celebra en su actual versión y constitución, de modo que se harán los preparativos de una nueva sesión de un nuevo Consejo (de 350 miembros) que se formará mediante las elecciones según el principio de la representatividad porcentual plena, o mediante conciliación nacional donde se dificultan las elecciones, de acuerdo a las decisiones del Diálogo Nacional.

Los campamentos del refugio y del destierro

• Trabajar con las partes internacionales y los países sede por la reconstrucción de los campamentos que han sufrido destrucción y daños tras su ocupación por fuerzas oscurantistas, y en primer lugar los campamentos de Yarmouk y Nahr El Bared, y defender los derechos de los refugiados en los países del refugio, del modo más idóneo que les preserve una vida digna y libre para consolidar su adhesión al derecho del retorno.

• Denunciar las amenazas norteamericanas de suspender su compromiso financiero con la UNRWA y sus intentos de desvincularse de la tragedia de los refugiados luego de haber sido EEUU un partícipe principal en la comisión de ese crimen.

El FDLP reitera que las decisiones del Consejo Nacional Palestino representan una base sólida y factible para reunificar a todas las fuerzas palestinas en torno al Programa de Denominadores Comunes e inalienables derechos nacionales, y en aplicación del principio de hacer prevalecer la contradicción con el enemigo israelí y sus prácticas sobre todas las contradicciones y divergencias secundarias. Reafirma una vez más que la participación y la lucha democrática dentro de la institucionalidad es el medio de peso más efectivo, mientras el boicot solo estimula la tendencia a las prácticas unilaterales, negociaciones vanas, hegemonismo y el protagonismo egoísta. El FDLP asevera que la opción de participación no será alternativa a la lucha popular en aras de presionar a través del movimiento popular por imponer el respeto de las decisiones de unanimidad nacional y su puesta en vigor, así como por reformar y democratizar la OLP y reactivar la funcionalidad de sus instituciones.

El Consejo Nacional Palestino ya venció y dejó atrás los peligros advertidos por el FDLP, entre ellos la adopción de un programa político de bajo techo acorde a la visión del presidente en su discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU (20 de febrero) y adoptó de forma firme y creadora las resoluciones de las últimas dos sesiones del Consejo Central, y al mismo tiempo el CNP pudo vencer las amenazas de consagrar la división y dejó las puertas abiertas a continuar los esfuerzos de la reconciliación, y coronó y consolidó sus esfuerzos con la decisión de anular las sanciones impuestas sobre Gaza y adoptar un plan de salvación y la decisión inmediata del presidente de realizar los pagos salariales.

Es lógico que las decisiones, tanto políticas como organizativas, del Consejo Nacional reflejen el porcentaje de fuerzas que lo integran, no obstante, estarán bajo la influencia de las masas y responden a sus presiones. Las decisiones del CNP representan un paso de suma importancia histórica, aun cuando la batalla no se ha circunscripto a este límite, ya que la lección y la moraleja radica en la ejecución y el compromiso. En este contexto, el FDLP seguirá sus esfuerzos con ahínco y perseverancia para poner esas decisiones en vías de práctica, tanto a través de la lucha en el seno de la institución nacional y sus organismos o mediante su papel en las filas del movimiento de masas.

Lucharemos juntos por poner fin a la división y por recuperar la unidad nacional
Gloria eterna a los mártires de nuestro pueblo y nuestra revolución
Libertad a los prisioneros en las cárceles de la ocupación

Oficina de Información Central del FDLP
5 de mayo de 2018

 

Share |
 
fdlpalestina[arroba]fdlpalestina.org
© Copyright 2003 Todos los Derechos Reservados por el FDLP